Prisoners (2013), La crudeza humanista de Denis Villeneuve (2)

Imagen

A Villeneuve le interesa la violencia cinematográfica porque siente que puede decir cosas al mostrarla que no podría decir de otro modo. En esta película que temática y visualmente tiene semejanzas con Fargo (película de 1996 dirigida por los hermanos Coen), Villeneuve elige una trama que plantea una suerte de simetría entre la violencia y transgresión moral que ejerce el victimario (criminal) y aquélla que pueden ejercer la víctima, sus representantes o defensores durante el proceso de investigación del suceso violento, buscando que salga a luz la verdad y que, de este modo, se prevenga mayor violencia en el futuro. Como este segundo acto es cronológicamente posterior a aquel que perpetra el victimario, se crea la ilusión de que esta otra violencia está plenamente legitimada, moral y legalmente. La película explora narrativamente esta disyuntiva que, por otra parte, no toca el tema de la venganza, que es también una violencia ejercida por la víctima pero que suele suceder en un tiempo en el que, cronológicamente, ya se tiene total información sobre el hecho violento, sus perpetradores y las consecuencias que éste tuvo. El tema de la venganza se ha tratado más extensamente en la literatura y en el cine. No se ha escrito tanto, no se ha explorado cinematográficamente tanto, sobre el tema de esta otra violencia, situada en ese tiempo intermedio durante el cual se investiga y caracteriza el hecho violento (2).

La primera escena cautiva la mirada del espectador por su belleza serena y solemne. En un invernal bosque de Pennsylvania, un hombre (luego la cámara lo enfoca y vemos que es Hugh Jackman) recita el Padrenuestro en voz alta, lentamente, con profunda devoción, frente a su hijo, quien apunta atento con un rifle a un ciervo parado a lo lejos, al que se divisa entre los troncos de árboles sin hojas. Veo siempre como una ironía (y a veces como cinismo) rezar antes de matar, a hombres o animales. Pero la historia de la Humanidad está plagada de esta clase de ironías. El hombre que reza se llama Keller Dover, continua rezando y pasan segundos que parecen minutos. Crece la tensión.Concluye la oración. ¿Acertará? Entonces el chico hace el disparo y la bestia cae al suelo. Ha sido la primera vez que el chico caza. Un rito de paso. Un ritual de iniciación de ese joven a la violencia del rifle y la lógica perversa y taliónica de la Segunda Enmienda. Durante el breve viaje de regreso a la casa, el padre aleccionará al hijo sobre la importancia de saber disparar correctamente para sobrevivir en el dia que elorden social se desmorone e ingresemos en el caos. Luego esta línea narrativa se interrumpe. La tensión se ha relajado y padre e hijo regresan al hogar. Van a celebrar el Dia de Acción de Gracias con una pareja de afables vecinos, Franklin Birch (Terrence Howard) y Nancy (Viola Davis) que parecen ser buenos amigos.

Y desde este momento comienza a crecer de nuevo la tensión. Una casa rodante (recreational vehicle o RV) que nadie ha visto antes está aparcada cerca de la casa donde están los amigos reunidos y se escucha una música tenue dentro de ella. Adentro todos se divierten en los preparativos de la cena. Después de la cena las niñas salen a dar un paseo. Y pasa un rato hasta que los padres se dan cuenta de que ellas han desaparecido sin dejar rastro. Los niños recuerdan el misterioso RV. Y los padres hacen la denuncia a la policía. El caso lo toma el detective Loki (Jake Gyllenhaal, cuyo personaje también tiene rasgos en común con el que desempeñó en Fargo Frances McDormand en el papel de la jefa de la policía Marge Gunderson) y comienza a buscar a las niñas. También buscan al sospechoso RV, que aparece al cabo de poco tiempo. El conductor trata de escapar pero su intención se ve frustrada al chocar contra un árbol. El conductor, cuyo nombre es Alex Jones (Paul Dano), es capturado y llevado detenido a la policía, donde lo interrogarán. Luego de horas de un frustrante interrogatorio, la policía concluye que Jones tiene el IQ de un niño de 10 años. Alex parece no entender del todo lo que le preguntan y por tanto se piensa que es imrpobable que haya estado implicado en la desaparición de las niñas. Loki le advierte a Keller que sin pruebas no podrán detenerlo por mucho tiempo. Al día siguiente, lapolicía libera a Jones. Irritado, Keller lo agrede y en ese instante él cree escuchar de labios de Jones una frase incriminante: They only cried when I left them. Y no dice nada más. Pero es suficiente para que Keller lo capture con el fin de que confiese. Eso es lo que cree. Keller ignora hasta qué punto será capaz de llegar. No sabe cómo se desarrollarán los hechos.

Ésta no es una historia policial convencional. Sin que se pueda afirmar que en esta película nada es lo que parece, sí se advierte una intención, de parte de más de un personaje, de trampear la realidad. De hacer creer que las cosas son de un modo cuando en realidad son de otro modo. Y esto crea un juego de espejos en el que al espectador se le hace muy difícil saber qué es real, qué ilusorio y qué ficticio. ¿Las niñas desaparecieron porque fueron asesinadas o están aún vivas? Bob Taylor, ese otro sospechoso al que atrapan y que se descubre que colecciona serpientes vivas que mantiene en cajas  en un cuarto de su casa, ¿estará también implicado en la desaparición de las dos niñas? Y ¿qué pensar de los dos maniquíes colocados en el lugar en que debieran estar dos presuntos cadáveres vestidos con ropa de niñas recien comprada? ¿O qué pensar de las manchas de sangre en prendas de ropa que el análisis revela provienen de un cerdo y no de un ser humano? ¿O cómo interpretar cuando Alex, hacia el final, confiesa que en realidad él no es Alex? En definitiva, dónde está situado el laberinto circular que con tanto detalle dibujaba Taylor en la sala de interrogatorios y que un policía reconoce como un laberinto imposible? Holly Jones (Melissa Leo), la sufrida tía de Alex parece poseer algunas claves para encontrar ese laberinto o para salir de él. E incluso pudiera saber dónde se oculta el Minotauro y cómo éste puede castigar a quienes osan entrar a ese laberinto.

Una de las posibles respuestas a la pregunta sobre el laberinto, la que puedo dar sin revelar más claves de esta película, es que los hechos han metido a los implicados en un laberinto moral del que nadie puede salir indemne. Ni siquiera cuando termine la película, y después, cuando los procesos hayan concluido y los jurados hayan llegado a veredictos sobre los acusados. Cuando se vé esta película, al igual que otras películas de Villeneuve, se el espectador corre el riesgo de que una parte de él quedé atrapada, como un ánima reverberante, dentro de ese laberinto moral que han construido los personajes de esta historia y que recubre como una densa niebla los hechos reales.


NOTAS

1. Villeneuve utiliza la violencia en sus obras cinematográficas para explorar dilemas morales. Polytechnique (2009), una historia inspirada en un tiroteo que tuvo lugar en una institución académica canadiense en 1989, le permitió al cineasta examinar este un caso particular de violencia gratuita con una crudeza estremecedora. En Incendies (2010) el cineasta aproxima el ojo el espectador hasta muy cerca de la fuente de la violencia. Casi logra introducir al espectador, por asi decirlo, dentro de la cabeza de quien la perpetra. Como si buscara identificar sus resortes, palancas, engranajes, en suma, sus mecanismos más profundos.

2. Lo que en este texto se define como otra violencia es una violencia alimentada por un acto de violencia original que precede a la venganza. Por ejemplo, los hechos que ocurrieron en la cárcel de Abu Ghraib, en Iraq, bajo la mirada aquiescente de ciertos oficiales de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, podrían clasificarse dentro de esta clase porque fueron una consecuencia de los sucesos de septiembre de 2001. Y sin embargo, el caso de Abu Ghraib es complejo porque en los victimarios hubo conductas que para explicarlas sería necesario acudir a argumentos tales como: racismo, rencor, venganza, intolerancia, entre otros. Y sin embargo, el argumento que legitima esta clase de conductas, consideradas de un modo general, es la investigación para recolectar información que conduzca a la captura de los culpables del hecho de violencia original. Es impresionante ver cómo Occidente no le ha importado vulnerar libertades civiles y derechos humanos buscando información sobre terroristas.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s