Sobre Editorial de El País ante el Cablegate

Con este párrafo concluye el editorial de este periódico español, el cual está titulado: “Nunca sucedió antes, Los papeles del Departamento de Estado iluminan el envés de la diplomacia americana: “No hay antecedente histórico alguno de un ejercicio periodístico de tanto alcance, ni por el número de países concernidos ni por la relevancia de las informaciones, que afectan prácticamente a todos los conflictos abiertos en el mundo. Estas revelaciones iluminan un submundo político sobre el que existían ya las más fundamentadas sospechas, pero pocas pruebas y certidumbres. Por eso hoy la ciudadanía es más libre que ayer, y los grandes poderes se saben más vigilados. Y es un avance trascendental, aunque se conjugue desde la modestia del periodismo.

Me pregunto: ¿Son todas las historias que se destapan como consecuencia de esta masiva filtración la consecuencia de un fulgor repentino de la prensa internacional? ¿Son estas historias el producto de un laborioso y meticuloso trabajo de investigación de los mejores periodistas del mundo? ¿Le prestan aliento momentáneo estos miles de cables secretos a un medio moribundo para que, los otrora aburridos lectores fascinados por el brillo de los medios digitales, los tweets y el internet, se den cuenta de que son las historias como éstas, de las que los lectores solo hemos visto fragmentos, las que cuentan y hacen el deleite de nuestra vida como ciudadanos globales y postmodernos a los que importa la libertad de expresión y la democracia? Sin duda los grandes periódicos están capitalizando de esta masiva filtración. La visita de sus sitios web debe haber crecido de manera exponencial desde que comenzó la publicación de estos cables.

Me pregunto, ¿Será ése el futuro del periodismo, glosar fragmentos de historias que les han servido en bandeja anónimos hackers? Periodismo subordinado al hacker. Periodistas como escribientes que esperan ávidos a que el hacker les arroje nuevas historias antes secretas. Para mayor gloria de la ciudadanía libre. Esta es una caricatura.

Frente al tsunami de información que la sociedad nos sirve a diario en bandeja, es acaso la agenda oculta de la prensa y de los redentores que trabajan en Wikileaks (quienes se ocupan de la nueva transparencia), neutralizar aquélla (la otra información) con toneladas de fragmentos de historias tejidas por los funcionarios que conversan ingenuos, crudos, a y a menudo tontamente, con sus superiores en el Departamento de Estado? Creo que todo el asunto cablegate está aún muy crudo y tiene unas dimensiones muy vastas para poder realizar una evaluación con sentido.

Pero no quisiera pensar que éste será el futuro del periodismo. Este asunto es una de las cosas que me preocupan acerca de este affair. Por otra parte, hay algo que me indigesta en todo esto. Uan gran indigestión de información y no quisiera que la prensa internacional caiga en esta trampa. Pediría que mire todo esto con prudencia. Sin arrojarse, sin perder la sindéresis.

Y por cierto, hay una asimetría en todo esto que también me disgusta. Si me ofrecen transparencia, la pido para todos. No solo en un punto. Eso no me interesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s