Inception (2010), Conspirando para la inseminación onírica

La premisa principal sobre la que se basa esta película con un guión sorprendentemente original y una edición cinematográfica particularmente dinámica y compleja es la posibilidad de existencia de los sueños lúcidos compartidos (1). El término de sueños lúcidos fue acuñado hacia 1898 por el psiquiatra y escritor danés Frederick Van Eeden, quien publicó un trabajo en ese año en el que registraba y analizaba cerca de 500 sueños que había tenido en los dos años anteriores, afirmando que 352 de tales sueños eran lúcidos. Con este epíteto designó Van Eeden aquellos sueños en los que el soñador tiene plena conciencia de que está soñando y puede realizar actos de volición libre. Sobre esto escribe lo siguiente: “En estos sueños lúcidos, la reintegración de las funciones psíquicas es tan completa que el soñador recuerda su vida y circunstancias durante la vigilia, alcanza un estado de plena conciencia, y es capaz de dirigir su atención e intentar diversos actos de volición libre. Sin embargo, el sueño, tal como lo he podido establecer, es estable, profundo y refrescante”(ver texto completo aquí, en inglés). Nuestro tiempo ha acuñado el creativo término de onironautas para designar a quienes realizan sueños lúcidos: viajeros de los sueños.(2)

Christopher Nolan, autor del guión y director de la películaInception(titulada en Venezuela como Origen), de quien recordamos películas como Memento (2000) y Batman Begins (2005), supone que nuestros sueños pueden ser, no sólo lúcidos sino también compartidos. Para darle consistencia a esta historia fantástica, Nolan recurre a un dispositivo tecnológico que permite que dos o más soñadores se conecten entre sí por medio de cables especiales y se encuentren dentro del espacio del sueño de uno de los soñadores. Una vez que se dispone de esa tecnología, es posible entrar a voluntad en el sueño de otros y robar una vez que se está allí ideas, información, y cualquier otro contenido de valor que pueda estar guardado en los más remotos ámbitos del inconsciente del soñador.

Pero Inception, se le dice al espectador casi desde el comienzo, no trata sobre el robo de un contenido de la mente de un soñador (acto que uno no sabe cómo valorar moralmente dado que los sueños son inasibles, leves, inmateriales y, lo que es más importante, poco susceptibles de ser robados dado que nunca estamos seguros de que nos pertenezcan. Aun cuando se encuentren ahí, aparentemente encerrados dentro de nuestra mente). Pero realizar una inception es algo aún más difícil de lograr, aun con la tecnología que poseen en ese tiempo: la siembra de una idea nueva en la mente del soñador; a esto se llama inception. Aquí sí está más claro el problema moral que implica este hipotético acto, dado que si fuese posible realizar tal siembra estaríamos alterando con certeza (y no sólo con la incertidumbre que impregna toda manipulación) el resultado de un proceso de toma de decisiones realizado por un individuo que cree que es libre de hacer y decidir lo que se le venga en gana.

Cobb (Leonardo Di Caprio), es el más hábil ladrón de información de los sueños. Cobb será contactado por el poderoso empresario Saito (Ken Watanabe) para que conforme un equipo de expertos para realizar con éxito esta operación. Como suele suceder en estos casos, el proceso de reclutamiento es pintoresco y emocionante, y obliga a quien recluta a viajar a lugares exóticos para elegir a la persona precisa. Aquí, como en una de esas películas al estilo de Ocean´s eleven, no se trata de conformar un equipo en el que participe un experto en explosivos, o uno que abra cajas fuertes en cosa de minutos, sino de personajes con habilidades más curiosas. Es digna de mencionar la participación del Arquitecto, que es el personaje responsable de diseñar los paisajes dentro de los que se mueven los soñadores. Uno de los momentos más sorprendentes, y con los efectos especiales más innovadores, es la demostración preliminar que le hace el reclutador a Ariadne (Ellen page, la artista de Juno), quien será el nuevo Arquitecto.

Escalera de Penrose según M.C. Escher

Cobb le explica a Ariadne (referencia a la que ayudó al héroe griego Teseo a salir del laberinto luego de que éste matara al Minotauro) que, a diferencia de los diseños que hacen los arquitectos en el mundo de la vigilia, en los sueños es posible diseñar hasta objetos paradójicos e imposibles tales como la Escalera de Penrose, que se refiere a la representación bidimensional de una estructura tridimensional creada por Lionel Penrose y su hijo Roger Penrose. En ella, los escalones parecen bajar eternamente formando un circuito eterno sin que sin embargo desciendan horizontalmente más allá de cierto límite; su construcción es imposible en tres dimensiones. No quiero dejar de señalar que estos objetos imposibles constituyen una referencia tácita a las obras del artista danés M.C. Escher (1898-1972). El grabado titulado Relativity es un buen abreboca de lo que el espectador podrá ver en ésta y otras escenas de la película. El arriba y el abajo tienen sentido en el mundo de la vigilia pero no lo tienen en el universo onírico en donde éstos son relativos, dependen del punto de vista del sujeto.

Relativity, Grabado en madera de M.C. Escher

Una vez conformado el equipo, Cobb tendrán que dirigirlo para iniciar la operación, para la cual no tienen mucho tiempo aunque sí los recursos casi ilimitados de Saito. Se trata de sembrar en lo profundo de la mente de Robert Fischer (Cillian Murphy), el heredero de una poderosa corporación, que es el rival más importante de la de Saito, la idea de desmantelar la corporación que hereda de su padre, el empresario Maurice Fischer (Pete Postlethwaite). A partir del instante en que se inicia el sueño compartido para que la siembra de esa idea tenga lugar, la película entrará en un proceso de complicación y aceleración crecientes.

Un factor que crea un grado importante de complejidad en esta parte de la película es el concepto de sueños dentro de sueños. Nolan juega con la idea de sueños encapsulados dentro de sueños que uno puede concebir como si fueran figuras dentro de figuras en una muñeca rusa. Unas cuantas veces en mi vida, me ha ocurrido a mí mismo que me he despertado dentro de un sueño pero mi sueño no termina hasta que me despierto y abro los ojos a la realidad. Complica aún más seguir el hilo narrativo visualmente el hecho de que en la película se afirma que los tiempos en cada nivel onírico son diferentes y se aceleran en varios órdenes de magnitud a medida que se baja a un nivel onírico más profundo. El espectador deberá entonces sincronizar su mente para seguir historias que ocurren a diferentes tiempos con los mismos actores, estando ellos concientes de lo que ocurre en cada nivel de sueño. Hay otros elementos más convencionales y propios de la psicología del inconciente que le agregan complejidad y emoción a la trama y hacen más difícil lograr el objetivo de toda la empresa.

La edición cinematográfica es magistral y clave para que el espectador comprenda cómo ocurren los hechos simultáneamente en los diferentes niveles oníricos. Los ambientes y paisajes se rarifican y hacen más extraños (surreales, oníricos) a medida que se desciende hacia el corazón de ese laberinto que es el inconsciente de Robert Fischer, que en esta película es explorado cinematográficamente hasta los niveles más profundos. No es un viaje al corazón de las tinieblas, pero hay elementos en Inception que también recuerdan esa novela célebre de Joseph Conrad.

La película tiene un guión inteligente y original y está muy bien lograda porque combina sorprendente y alucinantemente: ambientes imposibles y paradójicos que recuerdan la iconografía de M.C. Escher; teorías modernas sobre el sueño y el inconsciente; fantasías sobre la posibilidad de tener sueños lúcidos y compartidos gracias a alguna tecnología futura; especulaciones sobre la multiplicidad de los mundos y en particular sobre los parecidos y diferencias entre la realidad onírica y la de la vigilia (que en algo me recordaron a la trilogía Matrix); sofisticados fármacos (que podríamos haber comprado en las calles de L.A. o Hong Kong en una novela de William Gibson ) que inducen inocuamente sueños estables y profundos; y todo esto reunido y ensamblado como una herramienta más al servicio del espionaje industrial, que es el brazo más agresivo de las guerras entre corporaciones.

Complementan estos aciertos las referencias a roles de los actores en películas anteriores: ciertos visos de locura en Leonardo Di Caprio que recuerdan su rol en Shutter Island; la canción icónica de la Piaf, Non, Je ne regrette rien, que suena una y otra vez, y nos recuerda el papel magistral que tuviera Marion Cotillard (que en Inception hace el papel de Mal, esposa de Cobb) en “La Mome”, La Vie en Rose. Sin embargo, lo que destaca a Inception es su originalidad. Sus peleas no son esa emulación repetida hasta el cansancio que hemos visto después de Matrix, de las coreografías de contendores leves, casi etéreos que pelean flotando en el aire, que introdujo esa película. El mundo de los sueños y lo que sucede dentro de ellos no se parece a nada de lo que hemos visto anteriormente en el cine.

Print gallery, Litografía de M.C. Escher (1956)

Como admirador apasionado de la obra de Escher, pienso que la película no explota totalmente la idea de espacios imposibles y paradójicos del modo que lo hace, por ejemplo, una obra como Print Gallery, que es una de las obras maestras de este artista genial. En ésta, el espectador retratado en la obra mira un paisaje dentro de un cuadro que cuelga de las paredes de una galería que ella misma forma parte del paisaje que esta pintado dentro del cuadro que mira el espectador. Esta obra es una versión de la cinta de Möbius o de la botella de Klein, ambos objetos imposibles. En Print gallery, el espectador se encuentra adentro y afuera de la realidad que observa. Es actor y espectador, está adentro y afuera de su vida; mira su vida (lo que equivale a vivirla pasivamente) como si fuera sólo un espectador y no un actor y al mismo tiempo es el actor único de ella. La incursión de la cinematografía en el mundo de las paradojas topográficas y topológicas que realiza Inception, establece un exitoso precedente narrativo para la cinematografía, y no sólo un hito visual que define un nuevo ámbito de acción de los efectos especiales.

Finalmente, la película, mirada más allá de su tratamiento cinematógráfico de los sueños al estilo de la ciencia ficción, retoma el antiguo tema que planteara el dramaturgo español Pedro Calderón de la Barca en su obra La vida es sueño, sobre la posibilidad de que la vida que vivimos sea un sueño. Que es otra manera de preguntarnos si somos capaces de distinguir entre el sueño y la realidad. Porque bien pudiera ser, tal como plantea el filósofo británico Nick Bostrom (en lo que se conoce como el argumento de la simulación), que los seres humanos vivamos dentro de un mundo virtual creado con la tecnología de una civilización (¿de humanos que habitan el mundo real?) muy avanzada. Y si ésto último fuese el caso, Bostrom sostiene, seríamos incapaces de darnos cuenta de que lo que creemos real es tan sólo una simulación. Algo semejante pudiera ocurrir si la tecnología del futuro nos permite tener sueños lúcidos compartidos. ¿Cómo nos daríamos cuenta cuándo vivimos en el mundo real y cuándo vivimos el sueño de otro o nuestro propio sueño, en uno de los múltiples niveles oníricos en los que es posible hacerlo? Nolan no nos da una respuesta a esta pregunta. En realidad, Nolan nos deja con la duda sobre si todo lo que vemos no es simplemente el sueño de un soñador muy experimentado como nos dice la película que es Cobb, un soñador que ha aprendido a bajar y subir a voluntad a través de múltiples niveles oníricos, y a recorrer dentro de ellos caminos alternos. Lo que es equivalente a disfrutar de la posibilidad de reescribir nuestra historia. O si somos más radicales, escribir una historia distinta, en la que minimicemos nuestras pérdidas, seamos amados por aquellos que nos odian en la realidad, o nos perdonen quienes murieron antes de hacerlo, y así podamos acceder a la salvación, o al menos a la paz de espíritu.

Como soñadores creadores de mundos y actores, siempre corremos el riesgo, a semejanza de los jugadores del poema de Borges, de que nos paguen con la misma moneda, es decir que nosotros mismo junto con nuestros sueños y todo lo que consideramos realidad sean soñados por otro, como lo dicen los versos finales de Ajedrez: Dios mueve al jugador, y éste, la pieza./¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza/de polvo y tiempo y sueño y agonías?

NOTAS

(1) Sueños compartidos en el Diccionario de los Jázaros de Milorad Pavic. Antes de ver Inception solo me había encontrado con la idea de sueños compartidos y ladrones de sueños en ese libro-diccionario con estructura de hipertexto postmoderno-que nosotros lectores latinoamericanos relacionaríamos con la Rayuela de Julio Cortázar, y que tiene elementos de algunas obras de Borges, Calvino, y Nabokov-que se titula Diccionario de los Jázaros, escrito por el autor serbio Milorad Pavic (1929-2009). En este libro de inspiración borgiana, aparece un personaje, la princesa Ateh. Ella es una protectora del culto de los cazadores de sueños, cuyo objetivo era meterse en los sueños de otra gente y extraer de ellos pequeñas piezas de Adán, el primer hombre, con el fin de componerlas luego en un todo. El libro ha sido traducido a varias lenguas y al que le gusten los libros laberínticos le recomiendo buscarlo. Valga decir que los jázaros sí existieron y los pocos documentos que se han encontrado sobre ellos dicen que se convirtieron en masa al judaísmo hacia el siglo IX de nuestra Era.

(2) En el siglo veinte, quien realiza el trabajo pionero sobre los sueños lúcidos ha sido Stephen Laberge (n. 1947). Este egresado de Stanford, dirige actualmente el Lucidity Institute, con sede en Hawai, que tiene por objetivo la investigación de los sueños lúcidos. En 1978, Laberge condujo un experimento pionero sobre este tema en el que él mismo fue el sujeto de experimentación. Laberge utilizó el movimiento de los ojos que se produce durante la fase de sueño profundo (REM), para comunicar al experimentador que el soñador se encuentra en medio de un sueño lúcido. Este recurso ha sido utilizado por otros investigadores de este tema más recientemente, sin embargo Laberge no ha estado relacionado con esos experimentos a causa de que su enfoque ha sido considerado como muy esóterico para ser asimilado fácilmente por la ciencia convencional de la conciencia, a la que le es difícil explicar el sueño lúcido dentro de los paradigmas actuales en los que ésta se basa. Se puede ver un excelente reportaje sobre las últimas investigaciones de Laberge aqui.

5 comentarios en “Inception (2010), Conspirando para la inseminación onírica

  1. Me parece muy informativa la reseña que hace la persona que publico este escritor, espero que lo siga haciendo. Le hago llegar mis felicitaciones. Me parece muy bueno poner imagenes.

  2. Holas, sé que es un poco tarde, pero recién hace unos días acabo de ver esta película y quise ver si encontraba algún comentario o análisis un poco más profundo sobre la propuesta del filme (que no que se quedara en la repasada sobre la historia y los actores). Y así me encontré con tu reseña. Muchas gracias por tu ensayo, me ha parecido muy enriquecedor, hasta me dieron ganas de leer ese libro sobre los jázaros😛 Saludos!

    • Hola Quinqui,

      No importa lo tarde. Nunca es tarde para disfrutar de una buena peli y creo que Inception es una de la smejores que he visto en los últimos años. Por otra parte, siempre es bueno saber que a miles de kilómetros de distancia, gracias a este tipo de medios, uno llega con ideas y palabras a gente que muy dificilmente le habrías llegado en el pasado. Le llegas y les entregas algo de tu vision del mundo. Compartes tu manera de ver las cosas; que no otra cosa son estos posts. Saludos,

      Lorenzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s