The Blind Side (2009), Adopción y éxito

Más cine norteamericano de corte social

Michael Oher tiene talento para todos los deportes. Cualquiera se puede dar cuenta de eso. Basta verlo jugar por cinco minutos una práctica de baloncesto para quedar atónito, como en efecto lo hace el entrenador de fútbol de Wingate Christian School, la escuela católica a la que Mike quiere entrar a estudiar bachillerato. Lo malo es que Michael no sale bien en pruebas de inteligencia, (con sus 85 puntos de IQ se encuentra bastante por debajo del promedio), y eso incide negativamente en su desempeño escolar. Completan el drama de Michael, su historia de pobreza, su familia sin estructura, con una madre que se drogaba y un padre al que no ha conocido. Pero Michael, gracias a la caridad de algunos profesores y a los argumentos del entrenador, quien habla a su favor luego de ver sus talentos para el deporte, ha logrado ingresar a Wingate. Sin embargo, ni su talento para el deporte, ni el hecho de estudiar en esa escuela, habrían sido suficientes para que Michael se convirtiera en la estrella de fútbol que estaba destinado a ser si no hubiese tenido la fortuna de conocer a Leigh Anne Tuohy y el resto de los miembros de ese grupo familiar que desde el principio le mostró cariño incondicional y le ofreció la calidez de un hogar sólido y bien constituido desinteresadamente. La película muestra cómo de ese cariño desinteresado y protector nace la decisión honesta y profunda de solicitar al Estado la tutela legal (que es una forma de adopción) de Michael aun cuando su madre está aún viva, y ayudarlo emocional y económicamente en todo lo que sea necesario para que se convierta en un brillante jugador de los Baltimore Ravens de la NFL.

Dirigida por John Lee Hancock, The Blind Side está basada en una historia real contada en la novela The blind side, evolution of a game, escrita por el norteamericano Michael Lewis. La historia hace una referencia lejana—y explícita—a Great Expectations, la novela de Charles Dickens en la que se narra cómo el joven huérfano Pip, gracias a la ayuda financiera de un anónimo benefactor cuya identidad descubre hacia el final de la novela (un fugitivo de la justicia que él había ayudado cuando era niño), tiene acceso a posición social y fortuna. Una moralejda de esta historia de tnaos personajes es que, como una lotería, en contadas ocasiones, algunos individuos tocados por la fortuna o por algún rasgo angelical, son beneficiados por incondicionales benefactores.

The Blind Side, está protagonizada por Quinton Aaron en el papel de Michael Oher, por el que ha sido nominado al Oscar como Mejor Actor. Este actor logra, quizás con cierta sobreactuación, pero bastante convincentemente, reflejar con su rostro y su andar lento y cabizbajo una historia personal de infancia triste y desatendida en lo moral y en lo emocional. Actúan también Sandra Bullock, en el papel de Leigh Anne Tuohy, por el cual fue nominada al Oscar como Mejor Actriz; y Tim McGraw, en el papel de Sean Tuohy. El papel de Bullock permite que esta actriz se muestre como una benefactora madura pero aún hermosa, de gran corazón pero de pudorosa expresión de sus nobles sentimientos. Es éste claramente un papel que la hace sentirse confortable en lo personal y lo profesional.

La historia está muy bien contada y no viola ese formato de Hollywood de cumplir las expectativas de los espectadores, ofreciendo un final feliz y un desarrollo dramático que no tenga un exceso de obstáculos y dramas. Sin embargo, la película no evita—todo lo contrario—, tratar temas espinosos o socialmente sensibles, como el de que la pareja Tuohy pudo haber utilizado la adopción como un instrumento para ganar méritos sociales; el de las posibilidades de integración familiar interracial entre Michael y los miembros de raza blanca de la familia Tuohy; o el de la adopción de hijos de madres de escasos recursos que deciden que sus hijos van a tener mejores oportunidades en la vida si son adoptados por familias con altos ingresos. Éste último parece haber sido el caso de varios de los 33 niños presuntamente secuestrados por los diez misioneros de una iglesia bautista norteamericana actualmente detenidos en Haití. Las madres de varios de estos niños han declarado a las autoridades haitianas y a la prensa extranjera que les entregaron los niños a los misioneros pensando en que sus hijos tendrían una mejor vida en manos de esos misioneros. Son estos temas los que enmarcan a esta película dentro de una nueva corriente de cine social con el que Hollywood parece haberse comprometido de un modo difuso este año. Cine que además incorpora toques de realidad, como por ejemplo el usar a coaches reales en escenas de la película en las escenas de reclutamiento de Michael para que vaya a la universidad. A semejanza de otras películas de corte social, The Blind Side muestra esa cara medio sombría y medio oculta de la realidad norteamericana, una realidad con la que algunos espectadores no se sienten agusto. Afortunadamente, la frescura y honestidad de Bullock sumadas a la candidez de Aaron cautivan al público y lo ayudan a digerir los temás más difíciles, que son ajenos al reportorio narrativo al que están acostumbrados.

Es cierto que la película trata de un modo en exceso optimista las posibilidades de logro de una convivencia armoniosa y cohesiva entre los miembros de una familia de clase alta norteamericana y un miembro nuevo, adoptivo, que provenga de un grupo étnico diferente (Michael es de raza negra), y de origen social y cultural diferente. Uno supone que, no obstante la propensión de Michael de proteger a quienes lo rodean (en los tests psicológicos que le realizan saca una puntuación de 98 percentil en ese rasgo que obivamente facilita su integración social), en la vida real su integración a la familia de los Tuohy debe haber sido más complicada de lo que se muestra en la película. Sin embargo, la verificación cinematográfica de que esto es posible, ayuda a imaginar una convivencia social pacífica en una democracia liberal, sin que se busquen revivir del desván de la historia las ideas de lucha de clases y sus peligrosas metáforas. Por otro lado, hay que lo que se logra en un ámbito familiar no es una alternativa a los programas sociales masivos que deben existir en un Estado de Bienestar. No es posible beneficiar masivamente a los huérfanos o a los excluidos con un esquema de integración de éstos a familias con holgura de recursos por múltiples razones. Pero sin duda es un ejemplo de que se puede convivir y de que los muchos individuos pueden destinar una mayor proporción de su ingreso y tiempo a aliviar o mejorar la calidad de vida de los que han tenido menor o nulo acceso a oportunidades y posibilidades de explotar sus talentos o potencial.

En suma, The Blind Side es una película con final feliz que muestra un modo extremo de responsabilidad social; uno que implica un verdadero compromiso con aquellos que se decide ayudar para que formen parte digna de la sociedad.

2 comentarios en “The Blind Side (2009), Adopción y éxito

  1. Pingback: Oscares 2010 en vuelo rasante, una selección mínima « caracas 10N, 67W

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s