Drama y espectáculo en la crisis de Honduras

Notas

1. Contraste vergonzoso entre la rapidez de la OEA, la ONU, otros organismos multilaterales y otras naciones en defender a un presidente al que le dan un golpe de Estado (Manuel Zelaya) versus la lentitud, ineficacia o inacción en defender a ciudadanos en naciones en las que éstos denuncian violaciones a instituciones (secuestros de instituciones gubernamentales). Pienso que es realmente inaceptable el golpe de Estado, que fue un decisión poco pensada. Insuficientemente evaluada. Pero creo que ése es un juicio que debo problematizar.

2. Para pensar: ¿Qué elementos definen la democracia? ¿Cuáles son los pesos relativos de cada uno de estos elementos? ¿Existen algunos de estos elementos que funcionen como piezas categóricamente definitorias de la democracia, cuya violación sea inaceptable? Además de elecciones transparentes, secretas, directas, de todos los electores, que otros elementos definen las democracias: representación de las minorías, independencia de los poderes, autonomía de las instituciones, diseño del Estado de acuerdo con el principio de pesos y contrapesos (checks and balances, que era tan importante para los federalistas), libertad (las dos ideas de ella: la negativa y la positiva), derechos humanos, equidad?

3. Una hipótesis: Que los funcionarios (e.g. OEA, ONU), y mandatarios electos (de sur y centro américa; otros) actúan defendiendo intereses propios y que esto los distrae de perseguir el Bien Común de una nación que no es la propia. Sería interesante saber qué pasaría si fuesen los ciudadanos quienes pagan los salarios de los funcionarios de organismos multilaterales o los eligen para sus puestos. Facilidad relativa de secuestrar las instituciones internacionales, o al menos de definir sus agendas. Poder mayor que tiene el que define la agenda. La susceptibilidad creciente de organismos internacionales a ser usados o capturados por actores específicos para que éstos sirvan para diseminar o ejecutar sus planes, mina las posibilidades de construir una democracia regional o cosmopolitana (como la que propone David Held) basada en instituciones como las actuales. Pienso en cómo se utilizó recientemente a la Interpol para emitir una orden de captura contra Manuel Rosales. Si los estatutos de Interpol dicen que no persiguen crímenes políticos ¿cómo respondió a esta solicitud formulada por el gobierno venezolano? O el caso de un juez de Ecuador que trató de hacer lo mismo con el ministro Santos de Colombia. Se debería estar más concientes de la capacidad que tienen este tipo de acciones para subvertir de a poco el orden e imparcialidad de las instituciones multilaterales o internacionales. Por tanto, si una democracia regional o cosmopolitana, se basa en este tipo de instituciones transnacionales, éstas deben ser diseñadas de otro modo. Deben responder directamente a ciudadanos y no a gobiernos.

4. Una idea romántica: Que los funcionarios, los que defienden nuestras democracias adentro y afuera de una nación, sean tan puros desde un punto de vista moral y ético que puedan ser consistentes con ese desideratum que hace Max Weber en La Ética Protestante sobre cómo deberían ser quienes en el capitalismo se dedican a la actividad económica: “Según Baxter, la preocupación por los bienes externos debería descansar sólo sobre los hombros de los santos,”como una leve capa que pueda ser arrojada en cualquier momento”.

5. Otra hipótesis : Que las decisiones tomadas por los actores internacionales habrían sido distintas si Honduras fuese un país más poderoso, o más grande, o más temido, o más rico. Cómo en la vida diaria, en las relaciones internacionales pareciera operar una dinámica de poder, en la que un actor como Honduras, que luce pequeño, débil, y pobre es un actor que tiene incentivos para que otros lo agredan. Pero hasta ahora ha demostrado una dignidad y valor improbables.

6. Suponiendo que los elementos que definen la democracia son distintos en cada sociedad, ¿hay consenso, sobre cuáles son estos elementos definitorios de la democracia cuya violación es inaceptable? ¿Qué tipo de riesgos y quiénes deben correrlos cuando algunos de los actores de una sociedad viola uno de esos elementos? Será que los riesgos de que se perpetraran violaciones mayores a la constitución (algo de esos hemos oido estos días, pero aún estamos lejos de saber la verdad sobre el golpe de Estado en Honduras), evaluados desde el seno de las instituciones democráticas hondureñas (El Tribunal Supremo, el Parlamento, etc) los condujo a tomar decisiones inaceptables desde un punto de vista absolutamente democrático? Me pregunto si se puede o debe ser tan tajante al hacer estos juicios. Sobretodo dado que la democracia parece ser un sistema robusto que se funda en cierta flexibilidad en su definición.

7. Problema de la información. Es más fácil para un actor externo tomar una decisión sobre algo que parece un hecho ineludible y concreto: un presidente electo y constitucional fue expulsado y un presidente usurpador lo ha reemplazado en ese cargo. ¿Por qué los actores externos, que declaran defender la democracia en otras naciones no se preocupan de investigar violaciones menores, más difíciles de identificar pero que tienen consecuencias importantes sobre millones de ciudadanos de un país? Una vez más, la Uniòn Europea actuó evidentemente imprudente al retirar sus embajadores con base en información claramente insuficiente. Fue intransigente y poco deliberante. Amos, rasgos muy negativos en la diplomacia.

8. Política como historias dramáticas: La postmodernidad y su ataque al esencialismo han minado las definiciones y los conceptos definitivos en moral y en política. Nada es final y todo se ha hecho susceptible de ser desconstruido o reconstruido arbitrariamente por una poderosa retórica o más bien por la retórica de quienes detentan el poder. Lo que de algún modo implica que hemos agregado a la sociedad del espectáculo a la que hacía referencia Guy Debord en la obra de 1967, una nueva categoría social: la sociedad del drama. Los políticos y sus secuaces (funcionarios de organismos locales, nacionales o internacionales, asesores, expertos, grupos de apoyo y de choque, militares, conglomerados industriales) crean y recrean, dramas políticos, dramas económicos, dramas sociales que gracias al creciente portafolio de medios de comunicación son enviados en tiempo real a ciudadanos ávidos de historias que los estremezcan. No hay una búsqueda de la imparcialidad y el objetivismo en esos dos discursos que se solapan:

1. el de los protagonistas, los actores políticos que producen insólitas y pésimas historias que parecen dirigidas a lograr una burda identificación con los oyentes; y

2. el de los comunicadores sociales, que comunican y diseminan de la manera más objetiva las historias. pero sabemos que estos no es suficiente. Que el comunicador social debe sospechar de la verdad de las historias que recoge.

Siempre debe escudriñar el discurso y contrastar lo que los actores declaran con los hechos. Perseguir los hechos a toda costa y ser sordo, en lo posible, a lo que los actores declaran sobre lo que hacen. Porque lo que contamina la noticia es que el protagonista de los medios (actor político) se ha convertido en alguien que opina sobre aquello que dhace o decide.

La política como red de malas novelas. Como un racimo de narrativas (opuesta a aquella idea anterior de la política como una Gran Narrativa). Mejor aún como una franquicia en la que los remakes se hacen en el mismo lenguaje y con distancia de meses. Malas puestas en escena que son consecuencia de una pésima dirección. Mediocres los guiones. Como si todo fuera una actuacion para ser proyectada en diversos formatos a través de todos los medios. Malos y buenos actores. Prefiero una buena película de westerns con buenos y malos. Con pistoleros que rompen a puñetazos y patadas narices, copas y botellas de bourbon en un bar. Pero a pesar de todo lo anterior, a pesar de esa gran mediocridad dramática, los ignorantes ciudadanos, como espectadores globales, cane en la trampa de cada historia. Necesitamos educar más a la población en el buen arte dramático. Para que sepan cuáles son las malas historias contadas por los políticos. Reeditar en Venezuela el Festival Internacional de Teatro. Y más literatura responsable, de contar buenas historias (por supuesto que no la queremos políticamente responsable sino buena a secas). Recordar que esto mismo es lo que dijo Haruki Murakami cuando concluyó su trabajo de investigación sobre los ataques con gas Sarin en el Metro de Tokio. La sociedad global como una aldea (macluhaniana) de ciudadanos urgidos de buenas historias.

9. Una consecuencia de lo anterior es que somos más sensibles a violaciones a personas (golpe de Estado e interrupción de hilo constitucional) que a violaciones a instituciones y constituciones no dependientes de grandes personas sino con efectos sobre ciudadanos. La polémica sobre el carácter innegable del Golpe de Estado en Honduras que gira una y otra vez acerca de lo inaceptable que es sacar a un presidente en pijama y subirlo en un avión.

Sin embargo, si el demócrata radical es consistente con lo que proclama, que la democracia debe avanzar cada día, se debe dejar de hace rla distinción entre el magnicidio y el homicidio culposo o doloso del ciudadano común. Enuna democracia radical no hay ungidos. Nadie es superior. Y constituye un atropello tan terrible de los derechos humanos que se invada la casa del Presidente como que se invada la casa de un campesino. la vida del presidente no vale más que la vida del campesino. Por extensión, se puede aplicar el razonamiento al asesinato. Debe producir tanta indignación, que se asesine a un campesino como que se asesine a un Presidente. Es la vida humana la que es sagrada. Es la propiedad privada y la casa de un ciudadano lo sagrado. Ninguna ley puede legitimar el atropello a los derechos del Presidente. pero tampoco se puede aceptar que se vulneren en un país el derecho a la vida o a la información, o a la libertad de expresión de nadie. Por eso, si los derechos humanos de un campesino no justifican un baño de sangre o un enfrentamiento militar (siempre pensare que ni la vida ni la belleza de Helena de Troya justificaban esa guerra de más de 10 años entre aquelos y troyanos), tampoco los motiva el Golpe de Estado que vulnera los derechos del Presidente. Esta política de vendetta intervencionista ejercida por los poderosos es la que debe acabarse. Sólo entonces podremos hablar de civilización. De haber superado la barbarie del pasado.

Los ciudadanos como extras. Como personajes sin verdadera importancia cinematográfica. Somos personalistas. Y aún debemos desarrollar un sentido más agudo para ver violaciones a instituciones y a constituciones. Lo haremos cuando dejemos de querer encontrar historias en la política y empecemos a querer ver verdades. Cuando nos importen los hechos. Los chequeos fácticos a los que están acostumbrados el buen periodista y el buen investigador científico.

10. En ese lenguaje de dramas, guiones, roles. ¿Quién define la agenda. ¿Quién escribe los guiones? ¿Qué es lo que los pueblos quieren escuchar? Qué es lo que los grandes actores codician; dinero, poder, perpetuarse en el poder, más poder, y más, y aún más? ¿Por qué los electores y ciudadanos valoran las palabras, los discursos y las historias tanto como los hechos? ¿O es esta también una narrativa?, ¿contada por quiénes y para qué?

11. Intervención, autodeterminación. Curioso cómo cambian las palabras de un día a otro. Los que pedían hace poco más de un mes, la incorporación de Cuba de nuevo a la comunidad de naciones que conforman la OEA y la eliminación del bloqueo piden hoy la exclusión de Hodnuras (están de acuerdo con que la OEA la haya expulsado). Algunos han llegado a pedir un bloqueo, sanciones diplomáticas y económicas diversas, e incluso intervención militar. De este modo, trata la civilizada comunidad de naciones del siglo 21, a una de las cuatro naciones más pobres del hemisferio Occidental. ¿Por qué los países de Europa que tardaron tanto en darse cuenta de lo que ocurría en Kosovo durante la administración del presidente Slobodan Milosevic, para luego intervenir y detener la masacre, actuaron en esta ocasión de ese modo tan imprudente? ¿Porque no fue la prudencia, el sosiego y sí (pareciera) la pasión, la que dictó sus actos en esta ocasión? ¿ Cómo es que el 1 de julio pasado, el Canciller español Miguel Angel Moratinos haya declarado que todas las naciones europeas retirarían a sus embajadores acreditados en Tegucigalpa? ¿Me pregunto si es que acaso las naciones de Europa (supuesta cuna de la civilización Occidental), miden las consecuencias de sus decisiones diplomáticas, económicas, y de política exterior con el mismo cuidado cuando éstas van a afectar a ciudadanos europeos que cuando los afectados son los pobres ciudadanos de Honduras. ¿Cómo es que naciones latinoemericanas llegan a pedir bloqueo como medida para lograr que se restaure en el poder al Presidente constitucional depuesto Manuel Zelaya? Pareciera en estos casos que todo el discurso dirigido a despertar la sensibilidad de los decisores para que se levante el bloqueo a Cuba era pura hipocresía. Que aún la fuerza sigue siendo el instrumento preferido de extorsión en política exterior. Al menos cuando la compra de conciencia y de la escasa moral que le queda a los líderes no le es suficiente a los poderosos para lograr sus objetivos.

12. Una historia: La historia pasada de un Imperio que imponía sus puntos de vista y apostaba a los gobiernos de fuerza porque no le importaba la democracia en Centroamérica. Cómo eso lo hicimos en el pasado, ahora actuamos para que nadie pueda señalarnos con el dedo de que estamos haciendo eso que pensamos es realmente malo.

Concluyo que no actúan según la evaluación de los hechos sino de acuerdo con lo que lo que ellos piensan que podrian ser los juicios que formularían sobre ellos sus enemigos. Todo esto, de nuevo, no es más que un guión. Queremos juicios formulados con base en hechos verificables. No opiniones sobre opiniones, o decisiones tomadas con base en cuentos de otros. Y sobretodo prudencia y objetividad en las decisiones de política exterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s