A propósito de Coco avant Chanel (2009)

Salud pública y libertad de expresión

Poster Coco avant Chanel (original)

Poster Coco avant Chanel (original)

La actriz, guionista y directora de cine Anne Fontaine ha sido catalogada por la crítica como una exploradora intimista de la ironía del destino. Una de sus películas, que está aún en proceso de producción, es Coco Avant Chanel, una biografía de Coco Chanel protagonizada por Audrey Tautou. El afiche que publicita esta nueva película en las calles, avenidas y metros de París y otras ciudades francesas fue prohibido. No podrá ser desplegado públicamente. La razón es que éste muestra a una Coco Chanel en bata de seda con un cigarrillo en una de sus manos, mirando de frente con una mirada muy firme y seductora a la cámara. Los censores vigilantes de la legislación sobre publicidad urbana alegan que un aviso de esta naturaleza incita al consumo de cigarrillos, un producto cuyo consumo está asociado con la aparición de cáncer al pulmón y otras enfermedades graves.

Aun cuando el afiche violaba la legislación, era en cambio fiel a la realidad. Se sabe que la célebre diseñadora fumaba un promedio de 50 cigarrilos diarios y que son pocas las fotos que le tomaran en vida en las que no posara con un cigarrillo. Pero la legislación francesa y la salud de los ciudadanos de esta nación obligan a mostrar un rostro más aséptico de la historia y éste se terminó cambiando por uno que muestra a Tautou y a su compñaero masculino Alessandro Nivola, que es por supuesto correcto y anodino. Ciertamente, debemos agradecer a la legislación francesa el que algunos miles de ciudadanos de esta nación, no hayan corrido el riesgo de ser atraídos por la inquietante y seductora imagen frontal, de carácter y desafiante, de Tautou con un cigarrillo en su mano. Existiría siempre el riesgo de que, al querer emularla, los espectadores del afiche se deslicen suavemente hacia ese nocivo vicio del cigarrillo. Y sin embargo, nos incomoda que esto ocurra puesto que suma un precedente desafortunado a la historia de los argumentos usados por el Estado para limitar la libertad de expresion y forzar la distorsión de historias.

Nacida en 1883 en Saumur, Francia, como Gabrielle Bonheur, y fallecida en 1971, a los 87 años, Coco Chanel fue una pionera que revolucionó el diseño de modas francés y multiplicó las posibilidades de comprar a precios más asequibles: elegancia, glamour, clase y belleza a las mujeres de varias gneraciones. Gracias a su ingenio, y al apoyo financiero de dos de sus amantes, un acaudalado oficial militar francés y un empresario industrial, Coco pudo abrir una tienda de sombreros para mujeres en París en 1910, que luego expandió a Deauville y Biarritz. Luego de los sombreros, pasó a la confección en jersey, en la que fue pionera y que le dió ventajas para expandir aun más su negocio. Hacia 1920, éste se había expandido considerablemente. Y uno de los primeros hitos memorables fue el lanzamiento en 1922 del Chanel No 5, que marcó su inicio, en compañia de Pierre Wertheimer, de su linea de perfumes, en la que tuvo una participación accionaria menor. De ahí en adelante, cada cierto tiempo, Coco introduciría cada uno de sus clásicos. Las prendas por las que la recuerdan.

Poster Coco avant Chanel (reemplazo)

Poster Coco avant Chanel (reemplazo)

El perfume Chanel No 5, preparado con sándalo, vetiver, y esencia natural de vainilla, fue inmortalizado por la bella Marilyn Monroe cuando declaró que esta fragancia era lo único de lo que no podía prescindir en la cama. Ahora la bella Audrey Tautou ha protagonizado un comercial Train de nuit, de más de dos minutos que filmado en un tren que tiene como destino Estambul, recrea el legendario glamour y seducción de esta fragancia.

Lo que pasa con la libertad de expresión es que, cuando es eficazmente defendida como derecho ciudadano, se convierte en condición necesaria pero no suficiente de la verdad. De hecho, no todas las distorsiones de la verdad provienen de limitaciones más o menos fuertes a la libertad de expresión. Así por ejemplo, algunos alegan que ni la película de Fontaine ni la del holandés Jan Kounen, Coco Chanel & Stravinsky (2009), con cuya proyección fuese cerrado el último Festival de Cannes, sondean los oscuros vínculos de esta diseñadora con el nazismo. Sin duda, esta decisión de evitar temas espinosos fue deliberada y no producto del mero azar. Por ejemplo, se dice que en algún momento de su vida, Coco Chanel quiso apoyarse en leyes pro arias para obtener ventajas competitivas para su industria cosmética; o que fue arrestada por crímenes de guerra pero que luego fue misteriosamente liberada. Se dice también que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial, de un modo más bien cómodo, en el hotel Ritz de París, en los brazos de un oficial nazi, Hans Gunther von Dincklage, y que luego se fue exilada a Suiza en compañía de este señor de tan dudosa reputación.

Este enredo de historias oscuras y su desvanecimiento en algunas narraciones actuales, nos deja por lo menos dos moralejas:

1. La libertad de expresión no está automáticamente garantizada por las instituciones de los Estados democráticos. Argumentos nobles como la salud pública y, por lo general, otros menos innobles y más egoístas, han sido con frecuencia esgrimidos para coartarla. Siempre que sea posible, los ciudadanos que usufructúan de la libertad de expresión debieran luchar para que ésta prevalezca y no sea atropellada por los Estados o por los poderosos.

2. Pero tampoco los ambientes que protegen (o dicen proteger) eficazmente la libertad de expresión pueden garantizar en todos los casos el imperio de la verdad. Pareciera que para que la luz de la verdad prevalezca, su brillo depende siempre de la honestidad, terquedad, perseverancia y, sobretodo, pasión, amor y compromiso de los narradores por sus historias; sean ellas reales o inventadas.

Por supuesto que nada de lo anterior le resta glamour, genio o personalidad a Chanel, y tampoco crea razones para abrigar o abonar un resentimiento por razón alguna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s